El traductor profesional, ese gran desconocido


Sí, ese gran desconocido para todo aquel que no se dedica a la traducción profesional… que es más o menos el 95% de la gente. Contaba un ministro que se dignó venir al congreso este de traducción al que fui hace una semana, que en las administraciones públicas solo piden a gente con bachillerato y nivel B1 de inglés o así para desempeñar labores de traducción (doy fe, vi una oferta laboral hace nada), razón por la cual se les tiene en muy baja estima, en una clase inferior con respecto a los titulados. Dentro de la Administración Pública está el puesto opuesto, y es el traductor que domina al menos 3 idiomas hasta el punto de ser capaz de traducir directa e inversamente del inglés y del francés al español (traducción inversa significa traducir del español al inglés o al francés), es decir, uno de esos puestos en los que tienes que ser increíblemente bueno para haber desarrollado tales habilidades.

Los licenciados (y futuros graduados) en Traducción e Interpretación hoy en día podemos trabajar en muchos campos: la traducción y la interpretación (ampliaré esto en los siguientes párrafos), la docencia de lenguas extranjeras (incluyendo el español), azafatos/as de vuelo, azafatos/as de congreso, relaciones públicas; incluso director de comercio exterior (si así se especializa con cursos aparte y la beca Extenda), etc. La mayoría opta por una de las dos primeras e intenta ganarse la vida mientras tanto de azafato/a.

Ahora bien, ¿en qué campos puede trabajar un traductor? En todos… según lo que se especialice, he ahí lo que quería puntualizar. Veamos:
***TRADUCCIÓN GENERAL: a esta puede dedicarse cualquiera que haya estudiado Traducción e Interpretación, ya que contamos con las herramientas básicas: diccionarios, glosarios, bases de datos y textos paralelos (sobre todo por internet). Para ser traductor general solo hay que tener un buen conocimiento de las dos lenguas para poder determinar qué palabra del diccionario es la adecuada cuando no se nos viene a la cabeza (porque no somos diccionarios ambulantes) y saber documentarse. Documentarse es una tarea fundamental para un buen texto, si vamos a hablar de lo que sea, al no conocer el tema, debemos documentarnos primero, informarnos para hacernos con el vocabulario en ambos idiomas, las expresiones y lo que significan. El traductor general puede trabajar para agencias (normalmente) o para clientes puntuales. Puede no necesitar ningún programa de Traducción Asistida por Ordenador (TAO), como el famoso Trados, porque el texto es tan genérico y puntual que no tendrá una memoria de traducción ni un vocabulario lo suficientemente especializado como para no entender algo.
–Algunos de los campos en los que se podría encuadrar la traducción general serían: traducción periodística, traducción literaria, traducción de cualquier tipo en formato Word que trate de un tema popular y conocido por todos, para el que se requiera poca documentación porque basta con el saber popular.
–La traducción general suele cobrarse a unos pocos céntimos por palabra.

***TRADUCCIÓN ESPECIALIZADA: La línea entre traducción general y especializada a veces es tan fina que ni siquiera se ve. Cuantos más términos y expresiones que desconocemos del hablar popular, más nos iremos acercando a la especialización, hasta el punto de que haya textos, por ejemplo económicos, en los que de cada dos palabras hay un término especializado, eso sí, gracias a la crisis muchos de esos términos especializados se han vuelto divulgativos, es decir, de carácter general. ¿Me seguís? Bueno, veamos los múltiples ámbitos de la traducción especializada, que es la mayoritaria:

**Traducción literaria: A pesar de considerarse general, ya que no hay universidad que te enseñe a traducir ni a escribir un libro, la traducción literaria también puede encuadrarse a veces en la especializada. Sea como fuere, ya sea para traducir una novela, un ensayo o un libro de texto no es lo mismo, pero para todo se requiere habilidad. Los traductores literarios no pueden encuadrarse en la Traducción General que dije antes simplemente porque las tarifas no son las mismas. En traducción literaria no se cobran “x” céntimos por palabra, se cobra por página y por un número presupuesto de caracteres (creo recordar que unos 2100), y el traductor tiene derecho legal a cobrar también por los derechos de autor de cada libro publicado que traduce. Es decir, el traductor literario, traduzca textos más generales o más específicos, va en una casilla aparte del resto de los traductores.

**Traducción audiovisual: Dentro de la traducción audiovisual también hay subcampos, como el doblaje y el subtitulado. No es lo mismo el doblaje (poner una voz encima) que escribir lo que se oye (ya sea en el mismo idioma o en otro). El traductor de subtítulos debe conocer una serie de programas con los que el resto de traductores no está habituado, que reconocen la voz, separan el texto (a veces) y permiten escribirlo; tienen que tener mucha imaginación para condensar todo lo que oyen en un máximo de 23 (creo, más o menos) caracteres por línea y dos líneas máximo en “x” segundos que aparece en el video. Es decir, al igual que el traductor literario, si bien al traductor audiovisual le puede aparecer un texto muy genérico o muy especializado, se encuadra en una casilla aparte porque tiene que poseer unas habilidades aparte como el conocimiento de estos programas y la imaginación para traducir el peor de los chistes de manera que lo entienda el que ve la película en el país de destino en su idioma. Los traductores audiovisuales pueden trabajar en empresas especializadas, normalmente, puesto que los programas son enormemente costosos, pero también puede trabajar de “freelance”. Los traductores audiovisuales cobran más que los traductores generales, y cobran por minuto más que por palabra.

**Traducción en Localización: Esto es relativamente nuevo, empezó hace apenas unos años con el boom de la informática y la globalización de productos y de internet. Consiste en la traducción de páginas web, directa o inversa. Se trata de un campo tan especializado como la traducción audiovisual, porque, si bien puede ser un texto de un hotel o un restaurante (es decir, genérico) o bien de una web muy especializada, hay que saber manejar otra serie de programas bastante costosos (aunque menos) y manejarse con un máximo de caracteres* El traductor de una página web debe tener conocimientos básicos de informática, conocimientos de un programa para modificar textos en la imagen (si no, se lo envía a un diseñador gráfico o se lo explica al cliente) y conocimientos para modificar un .gif o archivo de animación, para cada cosa necesita un programa. Si el traductor de localización no supiera hacer nada de eso, pediría simplemente un documento en word y cobraría a céntimo por palabra (como traducción general o especializada, según), dejando el resto del trabajo al informático. El localizador que se encarga de traducir completamente la página web también cobra más, obviamente, y cobra no solo por palabras sino que también cobra el tiempo dedicado a modificar una imagen o un .gif.

*NOTA: ¿Por qué insisto tanto en lo de los caracteres? Sí, lo sé, para alguien que no haya traducido le sonará a chino, pero resulta que en inglés hay muchos menos caracteres que en español o en francés, y a su vez en alemán hay muchos más, y así (a modo de ejemplo: My family’s dog is very good = 28 caracteres incluyendo espacios. Traducción: El perro de mi familia es muy bueno = 36 caracteres con espacios). Para un traductor audiovisual con un máximo de caracteres y poco espacio, tiene que inventarse algo para que quepa, y no valen las abreviaturas. Para un traductor de una página web, si el creador de la página web original en inglés no ha previsto su futura traducción al español dejando una serie de caracteres extra, cualquier caracter extra se va a salir de la imagen o el recuadro y no va a aparecer, así de simple.

**Traducción e interpretación social: El traductor o intérprete social se encuentra en los organismos públicos, sobre todo ayudando a inmigrantes y refugiados. También puede trabajar con ONG, etc., cualquier sitio donde desempeñe una función social. Estos traductores son generales, suelen hacer más labor de interpretación que de traducción, con lo cual cobran diferente, y además hay veces que ni siquiera cobran si no que suelen trabajar voluntariamente, por ejemplo para UNICEF o CEAR.

**Traducción técnica y traducción jurídico-económica: Traducción especializada en general, de cualquier ámbito, en el que el traductor debe estar familiarizado y especializado en un campo para reconocer y conocer el significado de términos y expresiones del ámbito del texto, además de ser, como siempre, un experto en ambas lenguas. Este es el campo de mayor intrusismo a nivel laboral, y no me refiero a los filólogos (porque ellos fueron los traductores primeros y aún hoy los hay que se especializan en nuestra carrera), me refiero a muchas empresas que, antes que contratar a un traductor especializado, le dicen a “Pepito el que sabe inglés” o “Menganito el que estuvo 6 meses en Inglaterra” que si se siente capaz de traducir un texto al inglés o del inglés al español, se lo mete en el sueldo y santas pascuas. Si “Pepito el que sabe inglés” o “Menganito el que estuvo 6 meses en Inglaterra” se ve con ganas, a la empresa le ahorra un “dineral” (que ni siquiera es tanto) en conseguir una traducción decente y sin errores ni cosas raras.

**Traducción e interpretación jurada: Como ya estaréis comprobando, los ámbitos de la traducción son tan amplios como los ámbitos laborales en sí (por lo que podría seguir con una lista infinita). Bueno, he aquí la figura que representaría a un “notario” en versión “traductor e intérprete”. El traductor e intérprete jurado, si no tiene la suerte de licenciarse en alguna universidad como Granada que le permita realizar un curso que le otorgue dicho título, suele tener que presentarse a unas duras oposiciones cual notario que le permitan conseguir el título que le acredite. El traductor e intérprete jurado, obviamente, sabrá de leyes, y mucho, y usará sus habilidades bilingües (o a veces no tanto, porque los traductores jurado suelen tener plantillas y hacen un trabajo bastante sencillo y rápido en comparación con otros traductores) y su sello profesional para ganar mucho dinero por trabajar poco: ya sea interpretando ante un notario o traduciendo documentos oficiales. Los traductores e intérprete jurado suelen ganar bastante más que los traductores normales por un volumen de trabajo bastante inferior, aunque eso no quita para que su trabajo también valga mucho.

Bueno, como ya he dicho, podría seguir con otras figuras como el “traductor de guiones” o el “intérprete personal”, etc. Pero solo quería recoger algunas de las más populares o demandadas y que he estado estudiando ultimamente, intentando averiguar por qué rama me gustaría meterme a mí. Espero que os haya interesado.

En definitiva, un traductor no es simplemente “alguien que sabe idiomas”. Un traductor no solo sabe de idiomas, también de culturas (normalmente ha vivido un tiempo en el país de idioma extranjero que estudia), de programas informáticos que le facilitan la labor traductológica (no traducen por ti, sino que a partir de lo que has traducido puede ayudarte diciéndote cómo lo tradujiste antes) cual arquitecto de los idiomas, y normalmente, también sabe de un campo especializado. En estos campos especializados hay que matizar que el traductor “sabe de todo y no sabe de nada”, es decir, un traductor nunca podría sustuituir a un médico, un cocinero, un artista o un arquitecto pero, a medida que va ganando experiencia traduciendo, alcanzará un punto en el que sea capaz de hablar o escribir como si lo fuera. Y sí, puede pasar a la inversa, es posible que un profesional de la medicina o de arquitectura o de lo que sea alcance la capacidad del idioma y la cultura suficientes como para traducir si así lo desea, pero no está pagado. Porque el oficio del traductor, por desgracia, hay muchas veces que no está pagado porque está infravalorado; y porque hay traductores profesionales contra traductores que lo hacen como “hobby” o “paga extra” o simplemente que están ansiosos por empezar y por eso ofrecen tarifas mucho más baratas, tarifas que nadie debería aceptar. Pero bueno, espero que con artículos como este, la gente empiece a comprender nuestro trabajo y la mentalidad cambie.

About these ads

7 comentarios

Archivado bajo DE TODO

7 Respuestas a “El traductor profesional, ese gran desconocido

  1. Cris

    Localización no es en absoluto a traducción de sitios web. Podrías borrar todo ese párrafo. Una rápida búsqueda en Google y te lo explica, por ejemplo: “La localización es el proceso de adaptación de un contenido o producto a otro idioma teniendo en cuenta el contexto lingüístico, el entorno cultural y las necesidades técnicas. La traducción no es más que una de las muchas fases en la localización que consta además de: coordinación, programación, control de fallos, revisión, maquetación y diseño. ”
    Trabajo en una empresa de localización internacional. Se localizan todo tipo de productos, desde software, móviles, impresoras, descodificadores, la lista es infinita. Implica la gestión de proyectos grandes en los que participan distintos departamentos de toda la empresa: ingenieros, traductores, maquetadores, testers, Según distintos factores como el presupuestuo, del cliente, los plazos de entrega o requisitos de calidad, el proyecto tiene más o menos fases.

    Te gusta esto

  2. “La localización es el proceso de adaptación de un contenido o producto a otro idioma teniendo en cuenta el contexto lingüístico, el entorno cultural y las necesidades técnicas”. Acabas de definir a un traductor.

    Muchas gracias por el comentario. Reconozco que la mayoría de traductores no son capaces de hacerlo todo por sí solos y necesitan una empresa en la que haya expertos en todos esos campos. Sin embargo, permíteme que te corrija, sí hay traductores especializados en localización que saben hacer todo lo que has descrito, aunque tengan que gestionar o subcontratar ellos o bien porque sepan hacerlo y sea un proyecto más pequeño o con más tiempo de entrega.

    Te gusta esto

  3. Buenísma entrada que espero que ayude a muchos a enterarse de que solo con haber pasado un veranito en Londres no se puede ser traductor.

    Otra cosa, estoy con Cris sobre cómo defines lo de la localización. No es solo traducir, es adaptar algo para que el público de llegada lo entienda y, sobre todo, para que funcione igual de bien. No es lo mismo que la traducción, auqneu en muchas traducciones también haya que hacer adaptación cultural, ya que tiene en cuenta muchas otras cosas que la traducción no tiene (una traducción de las instrucciones de la lavadora no necesitan localizarse, solo traducirse bien, por poner un ejemplo chorra.).
    Además, dentro de la Localización (que no es “traducción en localización” sino localización a secas) te ha faltado añadir la localización de videojuegos, que no es lo mismo que la de programas :) Te invito a visitar mi blog para que sepas un poco en qué consiste eso: http://localiza-me.blogspot.com

    Ya he compartido tu entrada, para dar eco y me apunto a la suscripción del blog.

    Saludos,
    Curri

    Te gusta esto

  4. Pues muchas gracias por vuestros comentarios. Yo en realidad nunca he traducido en una empresa de localización, tan solo sé que es una salida muy demandada ahora, sobre todo en eso de los videojuegos, pero no solo. Yo ni he hecho un máster en eso ni he trabajado, como digo, así que respeto vuestras opiniones.

    Te gusta esto

  5. Cris

    Lo que venía a corregir es que no se traducen solo sitios web, se traducen muchísimos textos, desde el embalaje del producto, el firmware, guías de usuario, garantías y avisos legales, artículos de marketing, mensajes de correo electrónico a socios o clientes, casos de éxito, notas de prensa, hojas de especificaciones,.. En esa definición lo importante es que menciona el producto comercial, que puede ser desde una cafetera hasta un programa como Photoshop.

    Te gusta esto

  6. Soyyo

    Como en todos los sectores hay mucha competencia pero como profesional del sector también te diré que de ciertos temas sabe más el ingeniero que el traductor. nosotros los traductores estamos lingüísitcamente más preparados pero técnicamente hablando ellos son los expertos y los que conocen el tema en profundidad

    Te gusta esto

  7. Pingback: Versatile Blogger Award | Rebekka Wellmanns

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s